7 reglas inmutables para la buena gestión de los efluentes industriales

Puede que tu trabajo sea encargarte de que los efluentes líquidos de la empresa. Para que no resulten un dolor de cabeza, conviene entonces tener claro algunas reglas sencillas para gestionarlos que aplican en todos los casos.


1- Regla de la Pregunta Correcta:

Antes que “hacer algo con los efluentes”, lo mejor será plantearnos con claridad y muy explícitamente el problema a resolver.

Tener claro al principio de qué se trata nuestro problema con los efluentes es la clave para una gestión eficaz. Hay cinco tipos de problemas o preguntas que definen las decisiones:


2- Regla de la información:

Más vale un buen mapa de efluentes que mil análisis a ciegas.

Antes de saber cuáles y cuántos contaminantes emito hay que recolectar la mayor cantidad de información posible (por ejemplo: puntos de emisión en el proceso, diferenciación de las corrientes, tipo de compuestos esperables, caudales, etc.)

Una vez seleccionados los contaminantes principales y los puntos relevantes a analizar, unos pocos parámetros significativos se definen de acuerdo al tipo de industria. La DQO, grasas, sólidos suspendidos, pH y Nitrógeno no son una mala elección. Si tienes algún metal pesado u otro contaminante esperable debes incluirlo. La información final recolectada te permitirá construir un buen mapa de generación de efluentes que servirá de insumo para las decisiones posteriores.

Disponemos de experiencia, entrenamiento, protocolos y equipamiento para desarrollar campañas de monitoreo de diferentes clase de agua.


3- Regla del conocimiento:

El que no sabe es como el que no ve. A veces es mejor tener a mano el teléfono del que sabe.

Si quieres minimizar, reducir, reutilizar o tratar efluentes debes ser consciente de que es un área del conocimiento que debes manejar con suficiente solvencia antes de hacer pruebas de ensayo y error.

De la reducción o reutilización se encarga la disciplina de la producción limpia o P+L. La misma utiliza diversas herramientas y técnicas para prevenir antes que curar.

Si no tienes más remedio que tratar los efluentes líquidos, hay que saber que los procesos de tratamiento involucran aspectos tecnológicos relacionados a la ingeniería, la química, la biología, la bioingeniería y las tecnologías ambientales específicas.

Muchas veces, previo al diseño, se realizan ensayos denominados de “tratabilidad” mediante reactores de laboratorio o a escala piloto. Con estos sistemas se definen parámetros de diseño. Otras veces se construyen sistemas en base a parámetros de diseño comprobados en efluentes similares. También los sistemas pueden adquirirse llave en mano.

El costo de no manejar estos aspectos puede ser muy elevado para ti y para la empresa. Hay carreras, cursos técnicos, profesionales competentes y libros excelentes para formarse, consultar y asesorarse así que ¡a no temer!


4- Regla del Control del sistema:

Controlar el sistema no es controlar el vertido y viceversa.

Para saber si el sistema de tratamiento funciona bien se deben realizar ensayos específicos que pueden coincidir o no con los que se analizan en el vertido. Por ejemplo, en los reactores anaerobios se controlan los ácidos volátiles y la alcalinidad en los efluentes de entrada y salida aunque estos parámetros no son de control del vertimiento. Los sistemas de lodos activados, las lagunas facultativas y otros sistemas tienen sus propios parámetros de control que a veces incluyen aspectos cualitativos como el tipo y la proporción de algas y protozoarios.

El control del sistema permite tomar acciones preventivas antes de que el vertido se aparte de los valores admitidos por las normas.


5- Regla del Control del vertido:

Solo las acciones que emergen del control evitan pérdidas económicas o daños ambientales. Analizar no evita multas.

Debes controlar en el vertido como mínimo los parámetros que te exijan los organismos competentes (DINAMA e Intendencias).

Los parámetros de control estarán definidos previamente en base a criterios que varían con cada tipo de industria. La totalidad de los parámetros posibles a monitorear varía con el lugar de vertido.

Cuando uno o varios parámetros exceden el valor máximo admitido o un valor de alerta debes tomar acciones para corregir la situación. De otra forma seguirás expuesto a sanciones y dañarás el ambiente aunque controles con gran frecuencia uno o muchos parámetros.


6- Regla del Buen Muestreo:

Es imprescindible un muestreo representativo. Un muestreo incorrecto de los efluentes arruina al mejor consultor, al técnico más brillante y al laboratorio más confiable.

El buen muestreo consiste en obtener una muestra representativa del tipo de efluente que se quiere analizar. Existen diferentes tipos de muestras, diferentes equipos de muestreo y diferentes formas para conservar las muestras desde la recolección hasta el laboratorio. Un mal muestreo puede implicar pérdidas económicas importantes y malas decisiones con impacto futuro ya que no estamos analizando lo que queremos.

Ecotech puede asesorarte sobre la mejor manera de extraer una muestra representativa o proporcionarte envases y medios de conservación adecuados.

Aguas y efluentes

Muestreo




7- Regla del laboratorio confiable:

También es imprescindible un laboratorio confiable. Uno poco confiable puede arruinar el muestreo.

Un laboratorio confiable ofrece información veraz bajo la forma de resultados analíticos reproducibles y exactos. Reproducibles implica que si cualquier otro laboratorio analizara la misma muestra los resultados deberían estar dentro de un intervalo reducido (llamado incertidumbre o intervalo de confianza).

Exacto significa que el valor del análisis obtenido (por ejemplo Cr=5mg/L) está aceptablemente cerca del valor real del parámetro en la muestra (Cr=4,9mg/L).

Resultados no reproducibles o poco exactos puede ocasionar repercusiones negativas para la empresa ya que la información que obtendremos será falsa y diferente a lo que el organismo de fiscalización obtendrá cuando controle.

Ecotech te ofrece resultados confiables para el análisis de efluentes ya que se halla acreditado de acuerdo a la Norma ISO 17025 para todos los parámetros de vertimiento. Lo mismo implica actividades intensivas de aseguramiento y control de calidad analíticas además de un sistema de calidad activo. Aseguramos totalmente la calidad de los datos requeridos por DINAMA, sumando a la acreditación UNIT-ISO 17025:2019 en todos los ensayos de dicho decreto, EL MUESTREO para aguas (superficiales y subterráneas) y efluentes.

Recuerda estas 7 reglas al trabajar con efluentes

¡hasta nuestra próxima publicación!


Por: Gualberto Trelles el 05/03/2021

Compartir: escoge tu plataforma

Sobre el autor: Gualberto Trelles

Director y fundador de Laboratorio Ambiental Ecotech Ing. Químico, Master of Science en Suelos Contaminados UDELAR. Presidente de Asociación de Ingenieros Químicos