Análisis ambientales: cuando los resultados del laboratorio no nos gustan

Cinco Tips para ahorrar recursos y disgustos
1. COMUNICAR, COMUNICAR

Cuando los resultados de los ensayos ambientales no nos convenzan, antes que nada pongámonos en contacto con el laboratorio. La comunicación fluida con un responsable calificado técnicamente es la clave para resolver este problema. Tenemos derecho a conocer de primera mano los métodos y Normas Standard utilizadas, los procedimientos de control y aseguramiento de la calidad, así como todo detalle que resulte útil para interpretar un resultado.

Mantengamos alejados los laboratorios que creen que el problema siempre está en el cliente o que nos dicen que el “Químico” está de 9 a 11.

2. ENTENDER MI PROBLEMA

Tener claro al principio de qué se trata nuestro problema ambiental es la clave para solicitar ensayos ambientales que contribuyan a decisiones eficaces.

A modo de ejemplo, si la muestra proviene de un monitoreo de calidad ambiental o de la evaluación de una emisión con fines regulatorios, el nivel de concentración esperado y los límites de detección requeridos varían drásticamente. La aptitud de un agua para consumo humano o para ser vertida implica diferentes requisitos de exactitud y precisión. Estos requisitos deben ser comunicados desde el principio al laboratorio. Claridad desde el principio prevendrá el 50% de los problemas futuros.

3. CONOCER CUAN HETEROGÉNEA ES LA MUESTRA

Es necesario saber desde el comienzo que la heterogeneidad de la muestra de laboratorio puede resultar en una dispersión importante en los resultados que no es asignable al método de ensayo. Muestras de suelo contaminadas con metales pesados, aguas subterráneas contaminadas con hidrocarburos o efluentes con sólidos suspendidos de tamaño importante son ejemplo de lo anterior.

La clave es decidir y comunicar al laboratorio si nos interesa un resultado reproducible de toda la muestra (lo cual implica varias réplicas y/o submuestras más grandes) o alguna fracción en particular (análisis en la fase oleosa o fase acuosa, en la fracción soluble o insoluble, etc.)

4. REALIZAR UN MUESTREO REPRESENTATIVO

La muestra que llevamos al laboratorio debe provenir de un buen muestreo. El buen muestreo consiste en obtener una muestra representativa del tipo de universo que quiero analizar. Existen diferentes tipos de muestras, diferentes equipos de muestreo y diferentes formas para conservar las muestras desde la recolección hasta el laboratorio. Un mal muestreo conduce a resultados que nos pueden resultar incongruentes con lo esperado aunque el resultado analítico sea confiable.

5. BUSCAR RESULTADOS CONFIABLES Y NO RESULTADOS QUE ME TRANQUILICEN

Los resultados de un laboratorio pueden parecernos inconsistentes o preocupantes y sin embargo ser exactos y precisos. Cuando un valor nos sorprende y confiamos en el laboratorio, podemos replantearnos la solución, el muestreo u otros aspectos del problema.

Cuando no disponemos de una base sólida para creer en el laboratorio todo queda cuestionado.

Entonces: ¿Cómo hallar un laboratorio confiable? La solución no es enviar una muestra a varios laboratorios hasta hallar lo que nos cierra. Esto es parecido a apostar a la ruleta y no tiene respaldo estadístico. Tampoco dos resultados coincidentes de dos laboratorios o de una repetición en el mismo laboratorio implican exactitud ya que siendo similares, pueden compartir el mismo error sistemático.

La acreditación de los ensayos de acuerdo a la norma ISO 17025 es el enfoque predominante y creciente a nivel global para demostrar competencia técnica al emitir resultados y obtener resultados confiables. Un laboratorio acreditado con vocación de servicio prevendrá el 99% de los dolores de cabeza.

Por: Gualberto Trelles el 01/02/2019

Compartir: escoge tu plataforma

Sobre el autor: Gualberto Trelles

Director y fundador de Laboratorio Ambiental Ecotech Ing. Químico, Master of Science en Suelos Contaminados UDELAR. Presidente de Asociación de Ingenieros Químicos